martes, 3 de abril de 2012

¿Porqúe la Atracción del Pecado es tan Fuerte?


Por: Kimberly Wagner

He resumido el significado de Alabanza en tres palabras: Amar a Dios. Eso suena algo simplista, pero de hecho no hay nada que pese más que esto. ¡Nunca alcanzaremos las profundidades al amarlo a El!
El tema de amar a Dios podría ocupar un libro completo (y ya lo ha hecho), así que no voy a extenderme mucho en ello. Pero permiteme lanzar algunos pensamientos, y luego retarte a correr con ellos y descubrir mas acerca de lo que es amar a Dios.
Algunos años atras, estaba liderando un grupo de bachilleres en un estudio bíblico, y una noche varios estudiantes comenzaron a ser honestos acerca de sus pecados ocultos. Expresaron dos cosas: quebrantamientos sincero y completa frustración. Estaban quebrantados por su pecado, pero enojados con sigo mismos porque no parecían poder tener la victoria sobre él. Me acorralaron en busca de un porqué... ¿porqué era la atracción del pecado tan fuerte, tan poderosa? ¿Porqué continuaban volviendo a adicciones destructivas?
La respuesta corta es... alabanza. Nosotros alabamos lo que amamos. Anhelamos lo que amamos. Llenamos nuestras vidas con lo que amamos. Nos sometemos a lo que amamos. Es cuando amamos nuestro pecado más que a Dios que volvemos a pecados familiares--y aun adictivos.
Si tu quieres saber donde está tu corazón--qué es lo que realmente amas--considera en qué tu tiempo, energía, pensamientos y finanzas están más devotos. Echale un ojo a esta lista para ver que anhelos te están motivando... y será claro qué es lo que amas.

Cuando amamos a Dios mas de lo que nos amamos a nosotros mismos, esto saldrá a la luz en cómo vivimos momento a momento.

Amar a Dios implica:

Relacionarnos mejor con Él.
Pablo expresa su deseo de conocer a Cristo más íntimamente en Filipenses 3. Éste guerrero por la fe, prisionero de Cristo, apóstol y mártir--al final de su vida todavía está clamando con el corazón de un joven amante: "¡Quiero conocer a Cristo!" Él nunca se cansó de relacionarse mejor con su Salvador. Podemos hacer lo mismo al estudiar la Palabra de Dios.

Aprender Sus caminos.
Mientras más aprendemos cómo Dios opera, más crecerá nuestro amor y apreciación por Él. Cada página de las Escrituras nos permiten ver Sus caminos. Cuando nos sumergimos en la realidad de lo que fue hecho en la cruz--esto nos da un mayor entendimiento de Su corazón. Observar Su gracia, amor, misericordia, santidad, y fidelidad a traves de la historia nos permite conocer Sus caminos y amarle más.


Escuchar Sus Instrucciones.
La comunicación es la única forma de relacionarnos mejor con alguien--ya sea escrita o verbal--es necesaria para construir relaciones. Gracias a Dios que Él no está en silencio. Él ha provisto un tesoro de comunicación para nosotros a través de Su inspirada Palabra. Él nos ha dado instrucciones para escuchar y obedecer. Mientras escuchamos a Sus directivas, le conocemos mejor, y el conocerle a Él incrementa nuestro amor por Él.

Obedecerle a Él.
Jesús dejó bastante claro que el amor a Dios es demostrado a traves de la Obediencia a Él. Algunos pueden gritar "legalismo" cuando estás tomando decisiones difíciles, pero si estás verdaderamente comprometido a obedecer las Escrituras (no preferencias personales o tradiciones de hombres), entonces estás caminando en amor, no en legalismo.

¿En cual de éstas áreas esperas crecer mientras le alabas a Él hoy?


Tomado del blog de TRUEWOMAN.COM





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Que piensas? Eres bienvenida a compartir tu opinión!