domingo, 7 de marzo de 2010

La Devoción de la Novia

No hay mucho que pueda añadir a semejante declaración de amor! Hoy de pura romántica
quiero compartirte este video que eriza la piel y saca suspiros....así si dan ganas de casarse no?
Pero también quiero traer a la memoria la relación que nuestro Señor anhela tener con nosotros, Su pueblo, como el Esposo con Su esposa. Y si una mujer puede desbordar tanto amor por su novio terrenal, ¡cuánto mas nosotros como la Novia de Cristo! ¿Acaso Su sacrificio de Amor no se merece tal entrega, tal pasión, tal devoción? Cuando nuestras vidas llegan a Su presencia como un olor agradable, como una canción de amor, Su corazón se llena de alegría, Su garganta rebosa en cantos de gozo, sus ojos reflejan Amor...oh que podamos entender que al fijar nuestros ojos en El y hacer de Su amor nuestra canción y petición, los ángeles danzan y alaban a Dios, en los cielos hay inmensurable festejo, se preparan los asientos, se adornan las calles, se afirma el cumplimiento, se aderezan las mesas....y a las puertas están las Bodas del Cordero!

Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

El Canto del Novio (el canto del Señor a su Iglesia Fiel)

7 Toda tú eres hermosa, amiga mía,
Y en ti no hay mancha.


8 Ven conmigo desde el Líbano, oh esposa mía;
Ven conmigo desde el Líbano.
Mira desde la cumbre de Amana,
Desde la cumbre de Senir y de Hermón,
Desde las guaridas de los leones,
Desde los montes de los leopardos.


9 Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía;
Has apresado mi corazón con uno de tus ojos,
Con una gargantilla de tu cuello.


10 !!Cuán hermosos son tus amores, hermana, esposa mía!
!!Cuánto mejores que el vino tus amores,
Y el olor de tus ung:uentos que todas las especias aromáticas!


11 Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa;
Miel y leche hay debajo de tu lengua;
Y el olor de tus vestidos como el olor del Líbano.


12 Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía;
Fuente cerrada, fuente sellada.


13 Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves,
De flores de alheña y nardos;


14 Nardo y azafrán, caña aromática y canela,
Con todos los árboles de incienso;
Mirra y áloes, con todas las principales especias aromáticas.


15 Fuente de huertos,
Pozo de aguas vivas,
Que corren del Líbano.


16 Levántate, Aquilón, y ven, Austro;
Soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas.
Venga mi amado a su huerto,
Y coma de su dulce fruta.

Catar de los Cantares 4:7-16


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Que piensas? Eres bienvenida a compartir tu opinión!