jueves, 10 de febrero de 2011

Honrando la Posición de un Hombre


Por Leslie Ludy

Aún no he conocido a una mujer que sueñe con un chico flexible e inseguro que no tiene ni idea de como guiar o tomar la iniciativa en una relación. Pero pocas mujeres se dan cuenta que cuando le roban la posición a un chico y se convierten en las iniciadoras, en lugar de responder a él, ellas convierten a los hombres en debiluchos en lugar de guerreros. La mayoría de nosotras estamos tan desesperadas por la aprobación de un chico que descuidadamente nos lanzamos en los brazos de cualquier hombre que pone los ojos en nosotras. En medio de las mujeres de hoy hambrientas de amor, un hombre típicamente no tiene que trabajar muy duro para ganarse en corazón y la atención de una mujer. De hecho, todo lo que él necesita hacer es coquetear por un par de minutos, y la próxima cosa que él obtiene es el corazón completo de la chica, sus emociones y aun hasta su cuerpo. Al igual que conformarnos con menos que un hombre edificado por Cristo, lanzarnos hacia los chicos rebaja el valor de la inmensa obra que Cristo ha hecho por nosotros. El entregó Su propia vida para convertirnos en sus radiantes princesas. ¿Porqué tomaríamos tan a la ligera semejante don al lanzar nuestro femenino corazón a cualquier cosa masculina que se mueva? Nuestro corazón, emociones, inocencia y pureza físicas son tesoros del Cielo. Estos tesoros sólo pueden ser confiados a un sólo hombre (nuestro futuro esposo), y sólo después de que él pruebe que es digno de tal regalo.

Aunque la mayoría de los chicos modernos puedan parecer querer mujeres que son agresivas y fáciles de obtener, esta clase de feminidad no es lo que va a capturar el corazón de un verdadero Guerrero-Poeta. Dios diseñó a los hombres para diligentemente y valientemente pretendieran a una mujer. Los chicos resultan naturalmente intrigados por una mujer con mística; una mujer que no está deseando subastar su corazón y cuerpo a cualquiera que pase por el camino. Si un hombre tiene que trabajar duro para ganarse en corazón de una mujer, él va a querer atesorarla y apreciará el regalo por el cual ha trabajado tan duramente. Por otro lado, si una mujer se lanza a si misma sobre él, aunque él inicialmente responda, no tendrá mucho respeto o apreciación para tan fácil presa, y nunca aprenderá cómo valorar tiernamente el tesoro de su corazón.


La Biblia entera es la foto de un romance entre Cristo y Su Novia. El tiernamente nos corteja y nos pretende, y cuando nuestro corazón ha sido ganado para El, Él nos ama y nos valora como invaluables tesoros. Cristo es el iniciador, y nosotros somos quienes respondemos:

"Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero." (1 Juan 4:19 RV60)


El libro de Cantar de los Cantares pinta un vívido cuadro de un hombre pretendiendo el corazón de una mujer, y luego valorando el invaluable tesoro por el que ha trabajado tan duramente para ganar. Si quieres un romance verdaderamente hermoso con un valiente Poeta- Guerrero que valorará el regalo de tu femenino corazón, no sigas la tendencia facilista de nuestra cultura moderna. No tires tu corazón a un hombre por impaciencia o desesperación. El único hombre por el cual realmente vale la pena que compartas tu vida es aquel que diligentemente, tiernamente, y noblemente pretenderá tu corazón, probando que es digno del tesoro de tu pureza --el tesoro que Cristo Mismo compró en la cruz.


www.setapartgirl.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Que piensas? Eres bienvenida a compartir tu opinión!