miércoles, 11 de abril de 2012

La Comparación Matará tu Gozo... Siempre



Por: Kristen Welch, We are THAT family

Cerré mi computadora y sonreí. Gozosa.
Hablar por Skype con nuestro personal del Mercy House en Kenia es parte de mi rutina semanal y algunos días lidiamos con asuntos muy duros. Pero hoy el día estaba lleno de buenas noticias y fue difícil no sentirme contenta con todo lo que Dios estaba haciendo. 
Era hora de recoger a mis hijos del colegio, asi que volví a mi rol de madre. Me senté en el comedor familiar esperando que sonara la campana. Las otras madres, la mayoría de ellas conocidas, hablaban sobre sus planes para las Vacaciones de Verano que estaban a sólo días de distancia. Yo escuchaba. Y mientras más escuchaba aquellos elaborados planes sobre casas en el lago, esquí, vacaciones en Disney, yo me volvía más y más callada.

Alguien me preguntó qué teníamos nosotros planeado. Dos horas antes yo me sentía muy bien sobre nuestra decisión de quedarnos en casa y hacer nada. Relajarnos y estar juntos. Y ahora, como ya dije, sentí menos, hummm, gozo.
Mentalmente me recordé a mi misma que mi esposito no tiene días de vacaciones puesto que los usamos para ir a África en el verano y lo cierto es que casi todo el dinero destinado a las vacaciones lo ahorramos para el mismo viaje. 
La conversación alrededor de mi variaba desde preciosas habitaciones-estudio para manualidades y remodelaciones del área comedor hasta dermoabrasiones
Y me encontré a mi misma silenciosamente deseando que sonara la campana antes de que yo comenzara a comparar mi caja de manualidades al estudio de manualidades de ellas. Tímidamente toqué mi cara y me pregunté si yo era una candidata para un peeling quimico. 
¿Al fin y al cabo, quien soy yo?
Así de simple, una pesada nube se posó sobre mí y mi perspectiva se enfocó en todo lo que yo no tenía. 
¿Cómo es que puedo pasar de estar gozosa y contenta un minuto a sentir pena de mi misma al siguiente?

La comparación es un mata-gozo: robará cada onza de contentamiento de tu corazón. Te robará la perspectiva y te dejará sintiéndote vacia. 
Cuando comparo mi ropa, mi casa, mi vida a la de otros, siempre termino sintiéndome escasa. La comparación te deja sintiéndote vencida e indigna. La comparación mata el gozo.
Encontré un lugar tranquilo en casa (la verdad es que me escondí en el garaje mientras mis hijos comían paletas en el patio trasero) y tuve una seria conversación conmigo misma. Fije mis ojos en la imagen superior y mi perspectiva regresó. Le pedí a Dios perdón y descansé en el contentamiento que viene de sentirte bien contigo misma. Estoy siguiendo a Dios, no a este mundo.
Ahora, esto no se trata de vacaciones o de lindas habitaciones para manualidades, , o de ningún otro asunto, o ni siquiera de este mundo. Hay un tiempo y una estación para todo eso (a excepción de los peeling quimicos, de los cuales no estoy muy segura. Ouch.) Se trata simplemente de estar contenta en todas las cosas. 
Siempre podremos encontrar personas con las cuales compararnos a nosotras mismas. Más bonitas, más ricas, mejores personas. 
Pero nada ahuyenta nuestro gozo más rápido que eso.
En lugar de comparar nuestro lote con el de aquellos que son mas afortunados que nosotros, deberíamos compararlo con el lote de la gran mayoría de nuestros compañeros humanos. Entonces parece que estamos entre los privilegiados. -Helen Keller
El verdadero contentamiento lo hayamos a Sus pies. Es gozo inexplicable.
Claves para encontrar verdadero gozo (¡y mantenerlo!):

  1. Perspectiva: Nos comparamos por naturaleza, pero a menudo con personas las cuales percibimos que tienen "vidas mejores." La mentalidad de "la hierba siempre es más verde del otro lado de la cerca" sólo nos dejará sintiéndonos como malos jardineros.

  2. Gratitud: Encuentro gozo en estar agradecida por todo lo que Él me ha dado. Aún cuando algunas veces es más poco o no tan glamuroso como lo de los demás. El verdadero gozo es un reflejo de un corazón agradecido. Y en Él, lo tengo todo--todo  lo que importa.
     
  3.  Reconocimiento: Todo buen y perfecto don proviene de nuestro Padre, de Dios.
El gozo es lo que sucede cuando nos permitimos reconocer cuan buenas son las cosas en realidad. -Marianne Williamson

No permitas que la comparación robe tu gozo. ¡Acompañarme a vencer a éste enemigo hoy!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Que piensas? Eres bienvenida a compartir tu opinión!