lunes, 8 de abril de 2013

Mentiras que las Mujeres Creen Sobre el Pecado, Parte 2





Parte 1 aquí

¿Por qué caemos presa de las mentiras del enemigo? Nancy te va a enseñar cómo evitar la esclavitud antes de que te enredes en una mentira. 


Pasos que Guían Hacia la Esclavitud.

Cuando caemos en esclavitud, usualmente es porque hemos estado siguiendo algo progresivo. No comenzamos en esclavitud. Puede que tengas una adicción a la comida o algún asunto moral con el que batalles o un problema de temperamento –como una mujer compartió conmigo recientemente. Ella está batallando contra el enojo. 

Puede que sea un problema de ansiedad o temor o preocupación o de consumismo. Cualquiera de estas áreas de esclavitud no sucedieron en una noche. No comenzamos en esclavitud. Todo es el resultado de una progresión. Estamos considerando cómo la verdad puede hacernos libres y como Satanás usa el engaño para ponernos en esclavitud. Quiero que consideremos la progresión –los pasos –que guían hacia la esclavitud. 

Comienza tan simple. Quiero sugerir que el lugar donde comenzamos a caer en esclavitud, es cuando comenzamos a escuchar la mentira. El primer error de Eva no fue el haber comido del fruto. Su primer error fue haber escuchado a la serpiente… haber escuchado a alguien que le estaba dando un consejo contrario a la Palabra de Dios. Y es ahí donde cometemos nuestro primer error, ¿no es así?
Escuchamos, recibimos opinión y consejo en nuestras vidas que no es verdadero. Es engañoso. Y el problema es que Satanás usualmente no viene a nosotros en la forma de una serpiente como lo hizo con Eva. Por cierto, eso me hace pensar que esa puede ser la razón por la cual, a nosotras como mujeres, no nos gustan las serpientes. J Si creo que probablemente todo comenzó con ese primer encuentro que una mujer tuvo con una serpiente. 

Pero cuando Satanás viene a nosotros, viene en formas mucho más sutiles. Si Satanás viniera como lo pintan en algunos cuentos históricos, estuviéramos alerta, y supiéramos estar lejos de él. El problema es que Satanás viene disfrazado como el libro más vendido, o como el artículo de una popular revista, como una película, en un programa de TV, o como un Top Diez musical.

Él viene disfrazado del consejo que escuchas en muchos de los programas populares de entrevistas. Algunas veces puede venir en la forma de un presentador de noticias. Escuchamos cosas que parecen tan correctas, parecen razonables, parecen tener sentido, pero es el consejo de Satanás disfrazado en formas que estamos más propensas a tragar. 

De hecho, él puede venir de otras maneras. Algunas veces el viene a través del consejo de un familiar o amigo. Estaba hablando esta semana con una mujer que está contemplando divorciarse de su esposo, y ella dijo que sus padres son los que la están animando en esa dirección. Ellos quieren hacerse cargo de ella financieramente, pero sienten que sería mejor si ella no estuviera casada con ese hombre.

Ella me dijo, “la verdad yo no creo que eso sea lo que yo deba hacer,” (divorciarse de su esposo) pero ella está recibiendo el consejo de bien intencionados amigos y familiares. Yo le dije, “yo puedo entender como tus padres pueden sentirse así naturalmente –ellos tienen ese instinto protector –pero ellos te están dando un consejo que es contrario a la Palabra de Dios. Así es como somos engañados.
Ese engaño de Satanás puede venir en la forma de un sincero consejo que viene de un amigo; puede venir a través de un terapista o un consejero, o incluso de un autor Cristiano o predicador. Tú dices, “¡No de un autor Cristiano! Ciertamente yo no sería engañada. ¿Si entro a una librería Cristiana puedo saber que lo que vea ahí va a ser la verdad?” ¡Ah, si todo fuera verdad!

 Mucho de lo que puedes encontrar en una librería Cristiana es verdad, pero todo lo que leemos, todo lo que escuchamos, necesita ser filtrado a través de la Palabra de Dios. Todo lo que escuchas aquí debes compararlo a las Escrituras. 

Recientemente estaba hablando en una conferencia. Y una mujer se me acerco al final de la primera sesión y me dijo, “Tú dijiste eso, pero no nos diste ninguna referencia bíblica para eso, y yo estoy comprometida con examinar todo lo que escucho con la Palabra de Dios. ¿Puedes decirme dónde puedo encontrar eso en la Biblia?”

En el momento, yo no estaba segura de la referencia exacta. Le dije, “tendré que ir y buscarla. Te la daré mañana.” Pero yo estoy agradecida por mujeres así que dicen, “Yo no voy a creer todo lo que cualquier comunicador Cristiano me diga.” Tú puedes ir a conferencias para mujeres y escuchar consejo que no se ajusta a la verdad. 

Todo lo que escuchas debe ser pesado conforme a la Palabra de Dios. Cuando escuches estas mentiras debes recordar, no existe tal cosa como una mentira inofensiva. No hay un tipo de engaño que sea insignificante. 

No hace mucho tiempo me vi el final de una película familiar. Muchas de ellas son tan hermosas, pero me molestó bastante cuando vi la manera en que esta historia en particular terminó. Una mujer que estaba en una situación complicada con un matrimonio difícil terminó dejando a su esposo y casándose con alguien que había sido un amigo amable y compasivo en su vida a lo largo de toda la historia. 

Cuando yo te lo cuento de esa forma, suena terrible que ella hubiese hecho tal cosa, pero yo apuesto que algunas de ustedes han visto esa misma película. ¿Se encontraron a ustedes mismas sintiendo compasión hacia la mujer y hacia las decisiones que ella estaba tomando? Parece tan triste que ella se tuviera que quedar casada con ese hombre que había sido injusto con ella.
Encuentras a tu corazón sintiendo pesar por la mujer y pensando que tan bueno sería que ella pudiera tener un hombre que realmente se preocupe por ella y la cuide. Pero yo le dije a la persona que estaba viendo la película conmigo, “Eso es un engaño. Todo una nación de hombres y mujeres han sido engañados para creer que lo mejor para ti es dejar a tu esposo, romper tus votos, y encontrar a un segundo compañero.” Por cierto, los segundos matrimonios tienen un rango de divorcio más alto que los primeros.
 
Nadie habló sobre los posibles problemas con los padrastros, los suegros, los hijastros. No hablaron de las posibles consecuencias a largo plazo que la decisión que ella estaba tomando podría traer. Todo estaba enmarcado de una manera tan positiva. Hay un peligro cuando escuchamos estas mentiras, cuando tomamos en serio esta clase de opiniones. 

Recuerda que la fuente de toda mentira es Satanás. Él está detrás de este engaño. Cuando moramos en las mentiras que hemos escuchado, en últimas, terminaremos creyendo esas mentiras. Cuando creemos esas mentiras, es como si esa semilla que ha sido regada y fertilizada ahora tomara raíces y comenzara a crecer. 

Desarrollamos esta semilla, la dejamos crecer. Hacemos eso mientras escuchamos la mentira, moramos en ella, y luego la creemos. Y todo lo que tú y yo creemos, tarde o temprano, determinará cómo actuamos. El libro de los Proverbios dice, “Porque cuál es su pensamiento en su corazón (el del hombre), tal es él.”

Lo que pensamos, lo que creemos, en ultimas es lo que seremos. Nuestro comportamiento está basado en lo que creemos. Muchas personas se han desviado al creer cosas que no son ciertas.
Yo recuerdo haber creído, cuando era niña –afortunadamente fue antes de que yo fuera lo suficientemente mayor para obtener mi licencia de conducir –que un semáforo en rojo, quería decir que tu no podías seguir, que el carro no se podía mover. La gente decía que no se podía ir a ninguna parte cuando el semáforo estaba en rojo, así que lo que yo pensaba era que el carro se paralizaba. 

Afortunadamente, aprendí la verdad acerca de ese pequeño asunto antes de tener la edad adecuada para conducir. Pero lo que creemos es en últimas lo que terminaremos haciendo. Si creemos mentiras, vamos a terminar desobedeciendo la Palabra de Dios. Vamos a actuar de acuerdo a esa mentira.

Algunas de nosotras hemos llegado a creer que podemos lograrlo sin pasar un tiempo consistente en la Palabra de Dios y en oración. No nos atreveríamos a decir que creemos eso, pero eso es lo que realmente creemos en nuestras mentes, y como resultado, así es que vivimos. Vamos día tras día tras día sin afinar nuestros corazones con la Palabra de Dios y en oración.

Al actuar la mentira, vamos a volver a hacerlo una y otra y otra y otra vez, ¿y sabes que va a suceder? Que cavamos una ranura en nuestro corazón, una fortaleza. Un patrón se desarrolla en nuestras vidas que al final nos lleva a la esclavitud. Terminamos siendo esclavas.

Cada área de esclavitud en mi vida, cada área de comportamiento pecaminoso, cada habito adictivo, cada fortaleza en mi vida, puede ser rastreado a cuando escuchamos una mentira, meditamos en ella, la creímos, y luego actuamos conforme a ella. Así que, la esclavitud comienza siendo muy sutil al escuchar aquellas mentiras, actuándolas al final.

La semilla que hemos plantado en el suelo de nuestros corazones ha sido regada, fertilizada, ha comenzado a echar raíces, a crecer, y finalmente produce fruto. Produce consecuencias… el fruto de destrucción, temor, engaño, muerte, y esclavitud espiritual.

En el segundo capítulo de Jonás, mientras Jonás está en el vientre del gran pez, después de haber huido de Dios, él hace un comentario bastante interesante. Es parte de su oración desde el vientre del pez. Dice, “Los que siguen vanidades ilusorias (engañosas), Su misericordia abandonan.”

¿Qué sucede? Él dice que cuando escuchamos, observamos, aquellas cosas que no son verdaderas, terminamos abandonando –renunciando –la misericordia que Dios quiere darnos para hacerle frente a las circunstancias de la vida real que son parte de este mundo caído. La verdad nos hará libres.
Cuando creemos la mentira y la actuamos, vamos a terminar en esclavitud, y sólo la verdad de la Palabra de Dios puede hacernos libres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Que piensas? Eres bienvenida a compartir tu opinión!